LA NATACION EN EL CLUB NEPTUNIA

Recuerdos del Profesor de Educación Física Miguel Zabal

En este deporte me inicio por los años 1939 o 1940 entusiasmado por dos tíos Arrate, fundadores del Club Neptunia y que asiduamente concurrían a las playadas de nuestro río, recibí de ellos los conocimientos para flotar y después en la pileta flotante del club terminé aprendiendo a competir, patear, bracear, largar, dar las vueltas de piletas etc. Me inicié en menores en 25 metros en estilo libre o sea croll.

Gané desde el principio y así seguí haciéndolo durante casi 10 años en unas 70 pruebas en piletas integrando los equipos del Club Neptunia con los que colaboré como preparador físico y entrenador una vez recibido como profesor.

Una hermosa juventud concurría en esos momentos al club y con ellos organizábamos los torneos en la pileta flotante, en cuya balsa mayor de madera había un trampolín de 3 y 5 metros.

Los días de torneo concurrían al club una enormidad de asociados que seguían con interés el desarrollo de las pruebas. El clan nuestro se reunía en una balsa con una casilla de mi tío Joaquín Arrate que estaba recostada flotando, sobre la orilla del club. Ahí pasábamos las tardes pescando, tomando mate, enseñando a nadar e iniciamos los entrenamientos en la pileta o nadábamos hasta el puente, o jugábamos al whaterpolo. También remábamos con los guigues de 4 remos, jugábamos a las bochas y  después, cuando se inicio, al voleibol y a la tardecita bailábamos en la terraza sobre los vestuarios. La verdad el club Neptunia cumplía una hermosa función y nosotros la pasábamos muy bien.

Se hicieron varios torneos con el Club Regatas de C. del Uruguay y concurrimos a otros torneos en C. del Uruguay, Gualeguay y Pasayndú

Los nadadores acompañamos  dos veces al nadador Arturo Bazzin quien batió, en esas oportunidades, el record entrerriano de permanencia en el agua. No recuerdo las marcas, pero sí eran mas de 24 horas en la cual el nadador permanentemente nadaba, se le  cubría el cuerpo con lanolina y se lo alimentaba por sonda, a veces desde un termo para darle temperatura o bien comía fruta.

Una vez fuimos pasando la Horqueta, al Bonete, porque el río crecía, pero el agua allí estaba muy fría, sobre todo por la noche, así que nos volvimos. Pasamos frente al puerto y seguimos hasta la  cancha larga. A la hora de salir del agua buscamos la salida en el Club, donde concurría mucha gente. En realidad no era permanencia sino que él lo hacia nadando en todo momento. En una lancha grande estábamos todos los nadadores al lado de él y las autoridades de la prueba, a veces algún medico que los controlaba, cantores u otros que trataban de animarlo.

En el año 1942 se concretó la primera Maratón Náutica, desde la Horqueta al Club con una distancia de 8 Km. que parecía muchísimo porque acá no se platicaba la natación a río abierto. Yo no me animé a participar de la misma por no tener entrenamiento en el río, pero de pileta me sobraba. Se vino a un buen tren de nado y en los últimos metros se definió el nadador quien  venía regulando su nado con un buen estilo croll, ganó Eduardo Saller, ya conocido en las pruebas de pileta en medio fondo y fondo. Esta prueba se repitió en el año 43 y la gano mi hermano Luis Zabal, en el 44 Eduardo Rivas, en el 45 y 46 un nadador de Colón acostumbrado a nadar en el Río Uruguay que se llamaba Amín Salomón . En el año 47 volvió a un corredor del club, Julio Insaurralde (después de ese año no tengo documentación) Unos años mas tarde la gano Miguel Ventura (Pichón). Varios  corredores de estas maratones  fueron a correr  a Paraná en una prueba de 12 Km. En el río, corriente a favor, pero de una anchura muy grande que hacia que se perdieran de vista los competidores. Obtuvieron un tercer, cuarto y quinto puesto.

En el año 1947 se creó la Dirección Municipal de Ecuación Física en Gualeguaychú, esta entidad estaba a cargo del Profesor de Educación Física Horacio Altuna quien organizó en el mes de marzo la PRIMERA VUELTA DE LA ISLA que se corrió al otro día de la Maratón Náutica. De igual manera de presentaron una buena cantidad de nadadores acompañados por un bote.

La largada de la prueba fue del “cheatau”, tomó la delantera Cacho Artiaga con una brazada firme que la aguantó hasta llegar a la punta sur oeste de la isla, allí paso a comandar el grupo Horacio Poderti, velocista reconocido y la aguantó hasta donde estaba parado el vapor “Luna”. Ahí hubo titubeos porque no le gustaba como lo dirigían y pase a la vanguardia de la prueba. Venía muy bien, cuidando energías, sacándole más  ventaja desde el  Club Náutico  hasta la llegada. Fue la primera y única copa que gané en natación ya que las carreras en piletas se premiaban con un apretón de manos y a veces medallas.

Como yo lo cuento en el comentario de Voleibol, en el verano de 1940 con el profesor Osvaldo Machado, marcamos en el Club la primera cancha de Voleibol con suelo de arena e iniciamos las practicas de este nuevo deporte con todo el entusiasmo ya que  muchos lo conocíamos por ser alumnos secundarios, se formaron equipos y fue una actividad muy bien recibida por los concurrentes.

En el año 1945, en el mes de noviembre volví a Gualeguaychú y fui tentado para enseñar natación  y fue así que cumplí con ese cometido por dos o tres temporadas en la hermosa playa del Club a cuyas clases concurrieron varios niños y niñas que aprendieron a nadar y algunos a competir.

* Algunos de los nadadores de esa época

Pacho y Patin Irigoyen, los hermanos Saller, Obispo, Pichon Ventura, Rivas, Roco, Goñi, Luis Zabal, Lucas Bire, Juan Laplacette, Julio Inzaurralde, Poupe y Cacho Arteaga, Horacio Poderti, Guillermo Mosto, Mario Garcia Reinoso, Lucho Zaballa, Negra Gorena, Molina, Felix Flejas, Tuli Oppen, Enrique Bugnard, Rogelio Miño, Pablo Tack, Nicolas Amarillo y muchos más.

* Recuerdos del Profesor de Ecuación Física Miguel Zabal, a quien agradecemos su colaboración.-

%d personas les gusta esto: